Gänswein, Brandmüller & Burke: Please read Canon 17!

by Br. Alexis Bugnolo

 

kardinal-burke-brandmueller-1030x438

February 14, 2019 A. D. — Today Diane Montagna’s article, entitled, “Did Benedict really resign? Gänswein, Burke and Brandmüller weigh in,” was published at Life Site News.

First, let me say a big thank you to Diane Montagna for bringing the controversy to the greater attention of the general public. In this way, all Catholics, who have a right to know of its existence, can at last be informed.

However, I do not praise the article’s author for the article itself, which in all frankness, I must say is full of sophistic arguments:  that is false manners of argumentation, and even false assertions, all marshaled in an attempt to demonstrate that Pope Benedict XVI did validly resign, and that everything His Holiness and his private secretary have said about this, is to be ignored!

I find it shocking that two Cardinals, to defend the validity of the resignation, have resorted to telling the whole world not to pay attention to what the Pope has said about the meaning and effect of his own act!  This is tantamount to rebellion against the papacy, in my mind!

I also wish to contradict the attempt by the article to smear Catholics who hold that the resignation is invalid as persons who are NOT knowledgeable about Church Law, the text of the papal resignation, or who are excessively scandalized by Bergoglio. As I pointed out in my previous article on How Usurpation of the Papacy leads to Excommunication, all those involved in asserting an invalid resignation is valid are risking excommunication for schism and positing acts which only a pope can do.  So they have a lot of reasons to ignore a serious and just consideration of the facts, especially if they just went along to get along.

But enough of preamble. let’s examine the sophisms in Montagna’s Article, in order of their appearance.

  1. Archbishop Gänswein dismisses the argument as making no sense.  So since he confesses not to understand it, there is really nothing proved by quoting him. I will observe that in German, which is the Bishop’s ancestral tongue, there is no equivalent of ministerium, munus and officium except by one word. So its easy for a German thinker to miss the problem of saying ministerium instead of munus. What the Archbishop says previously contradicts what he says now, so he probably was thinking in German then or is now. But surely he can understand the controversy, seeing that I sent him last month, with proof of delivery, a printed copy of my entire Disputed Question on the topic. But then again, maybe he cannot read English?
  2. Later on in the article, after quoting Archbishop Gänswein as saying openly that Benedict did NOT resign the PAPAL OFFICE, Montagna quotes an anonymous theologian as sustaining,

    supporters of this opinion need to show that Pope Benedict understood the munus and the ministerium as referring to two different realities.

    Ugh, what can one respond to such ignorance? Other than that Canon 17 requires that Canon 332 §2 be read in accord with the meaning of canon 145 §1 and canon 41, which reading amply demonstrates that the Supreme Legislator Himself, Pope John Paul II, in promulgating the new Code of Canon Law requires that ministerium and munus be understood as referring to two different things. — Those who are faithful Catholics, therefore, already know they refer to two different things, because the Pope orders us to do so!

  3. Then the same anonymous theologian quotes canon 15 §1 (actually he quotes §2, but I think that is an error), as saying that the resignation must be presumed valid. But that canon says that a law, which expressly invalidates an act, invalidates even if the one positing the act is ignorant of the law. Thus this canon argues against the validity of the resignation, not for it!
  4. Then the same anonymous theologian confuses the annulment process with this controversy, saying that Catholics who think the resignation is or may be invalid, must wait for the judgement of the Church!  Actually, canon 188 says that resignations made in substantial error are invalid by the law itself. That means, they are invalid before any sentence of any court determines the facts: they are null, void and never had any legal effect.
  5. Then, the article quotes Dr. Roberto de Mattei, who cites Canon 124 §2. — As an aside, I would ask that Dr. de Mattei respond to my criticism of his previous error of attempting to raise an opinion of late scholasticism to the level of an interpretative principle of canon law, in contradiction to the obligation of canon 17 — But that canon also contradicts Dr. de Mattei, because it regards only acts which are manifestly conform to the obligations of the law, when in the present controversy one deals with a prima facie non conformity! That is, with the fact that at first glance at the Latin of Non solum propter (Text of apparent resignation) and canon 332 §2, they are not speaking of the same things! For the former renounces the ministerium, but the latter refers to resignations of munus.
  6. Then Dr. de Mattei attempts again to flip a canon. This time its canon 1526 §1, the burden of proof is upon him who asserts.  Seeing that it is the Cardinals and Dr. de Mattei who long ago asserted first of all that the resignation is valid, the burden of proof is rather on them! That is why, the mere fact that the Cardinals and the entire Vatican have never published a canonical affirmation of the validity is a strong argument they have NEVER examined if it was. But in the case of a resignation, a Cardinal Elector is gravely bound to personally verify that the resignation is valid, because otherwise he will participate in an illicit Conclave and elect and Anti-Pope!
  7. Then, Cardinal Brandmuller attempts to flip two sound dicta: de internis non iudicat praetor (a praetor does not judge of things internal) and quod non est in actis, non est in mundo (what is not in the act does not exist in the world). I say this, because he cites these to argue that those who doubt the validity of the resignation are in error. However, since those who doubt the validity, as I do, do not base our arguments on interior intentions, nor on suppositions, but on the text of the act of renunciation itself, we are acting in perfect harmony with those dicta. Nay, rather, its Cardinal Brandmuller and Burke and Gänswein who violate these, because they say the Pope intended to resign the munus, therefore he did resign the munus, and that ministerium means the munus which is not renounced in the text, because the Pope intended to resign the munus, they judge the Pope’s intention not the act itself!
  8. Then, Cardinal Burke is quoted as saying: “I believe it would be difficult to say it’s not valid.” This, I will admit — for those who have not read the Code of Canon Law and studied this question of substantial error on account of not saying munus nor referring to the office — might be difficult to prove, because many are ignorant of the Canon Law and its obligations. But for those who do, or should know it, it is not!  — Just see my disputed question on it. You can find it in Spanish translation here. In that Question, I carefully examine and refute the 19 reasons alleged for the validity and marshal 39 arguments, drawn from Canon Law, Theology, Philosophy, etc. against the validity.
  9. Finally, Cardinal Burke is quoted as saying: “It seems clear to me that Benedict had his full mind and that he intended to resign the Petrine office.” — Having given no argument but his speculation about the intention of what Pope Benedict XVI intended to say, other than to deny what he expressly has said on other occasions, the opinion of this eminent Canonist must be disregarded as any gratuitous unproven declaration which runs counter to the facts is disregarded.

In conclusion, I would ask these three eminent prelates to read Canon 17. Therein, Pope John Paul II obliges all Catholics to understand canon 332 §2 in a specific manner. In that manner, it can be seen that there is no question at all that the renunciation of Benedict is invalid by reason of substantial error (canon 188) in thinking that a renunciation of ministerium effects a renunciation of the papacy.

I believe that the Cardinals in particular, perhaps out of their familiarity with the Annulment process which focuses on the intention as the formal principle of the validity of the bond of Matrimony, are missing the point of the teaching of Pope Boniface VIII (Decree of Boniface VIII (6th vol), 1.1, T.7, Chap. 1: De Renunciatione:) that papal renunciations deal formally with the verbal signification of the act, not on the intention of the one renouncing. Also, they differ significantly in this, that the power to tie the bond of marriage consists in the ones who take marriage vows. But the power to remove the munus of the papacy is held exclusively by Christ the Lord in glory, who has promised Peter to uphold the letter of Canon Law promulgated by his successor, Pope John Paul II, in canon 332 §2, and Who cannot act unless the renunciation expressly conform itself to that canon.

 

Advertisements

Bergoglians are the party of Apostasy, and no one can deny it NOW!

4qFhChDn

Today, if not beforehand, Jorge Mario Bergoglio publicly and manifestly apostatized from the Catholic Faith, when he signed the “Human Fraternity Document,” which professes all religions to be “willed by God in His wisdom.”

According to The National, Bergoglio signed the “Human Fraternity Document” in Abu-dhabi today (see link for more photos).

The Human Fraternity Meeting official website gives the text of the document: the outrageous affirmation is found under the second bullet point, which reads:

Freedom is a right of every person: each individual enjoys the freedom of belief, thought, expression and action. The pluralism and the diversity of religions, colour, sex, race and language are willed by God in His wisdom, through which He created human beings. This divine wisdom is the source from which the right to freedom of belief and the freedom to be different derives. Therefore, the fact that people are forced to adhere to a certain religion or culture must be rejected, as too the imposition of a cultural way of life that others do not accept;

Apostasy is apostasy, whether you apostatize in the bathtub or on the papal throne; whether you do so out of fear of being slain by a Jihadi or whether you do so for a pot of porridge, an invite form George Soros, or a photo op.  The reason or cause or motive can be different, but the result is the same: you reject faith in the One True God.

While a man may apostatize by embracing a non-Christian Faith, such as Judaism or Islam, he can apostatize also by affirming that which destroys the entire faith.  Thus, its apostasy to say such things as, “God does not exist” or “God is a devil”.

If you were to say God wills that religions be different and many, then you have also apostatized, because you are saying that God is indifferent to religion. But the god who is indifferent to religion is not the Christian God. So by saying such a thing, you have taken as your god, the Father of Lies.

Some of the most fundamental names of God, of which no Christian can feign ignorance, is that God is True, One, Good and exists. To deny any of these is apostasy.

Perhaps a Modernist, who is trained somewhat in canon law, will say that you cannot know with certitude that anyone is an apostate — if you are a Modernists, you do not believe in objective religious truth, so its to be expected that you say such a thing — but as Catholics we know that the certitude of conclusions flows infallibly from the certitude of principles and facts and laws.

In canon 1364 §1, the Pope levels excommunication latae sententiae against all apostates, even if they  be the Pope.  This is how the Pope in promulgating the Code of Canon Law protects Catholics from future popes who apostatize.  Those who have not the faith will say, the Code of Canon law does not bind the pope (though canon 38 contradicts them), or that to deny God is the author of only 1 true religion is not apostasy (they will attempt to pretend that Judaism of old still exists, and that Talmudic Judaism is not another false religion). But Catholics know better.

Finally, they will call Catholics names for saying what I just said. Maybe they will even call me a “sedevacantist” — I am not, because I hold with Canon 332 §2 that Benedict is still the pope —but no Catholic, even those who still think that Benedict’s resignation is valid, are sedevacantists for holding such things, as its simply common sense to say that Bergoglio is an apostate when he publicly signs a document which contains such a statement.

Please put your local priest on notice about what Bergoglio said, and INSIST that his name no longer be mentioned in the Canon. Catholics are right to disrupt the Mass, if need be, to shout down anyone who thinks otherwise. We have this right, because God is a God of Truth, He is no condoner of falsehood of any kind. And our Baptism requires that we hold fast with God in this.

Please put your Favorite Cardinal on notice. Write or call or email him, however you can contact him. Remind him, that if he will not stand up and defend God as the author of One True Religion, he is an apostate too.

Remind the clergy, in particular, that if some sort of division arises among those who say that Bergoglio is by this an apostate and that he is not by this an apostate, that the division is not caused by those who say he is, but by Bergoglio for signing such a document, and by those who refuse to acknowledge the magnitude of that sin. Therefore, if anyone should be quiet and shut up, its the latter 2 groups, not Catholics who agree with what I have written here!

Responding to a juridical positivist

by Br. Alexis Bugnolo

img_codex

Recently, the Most Rev. Henry Gracida, on his blog published a long critique, entitled, “Some Thoughts about the status of Cardinals etc.”, of a post, here at the From Rome Blog, entitled, “How usurpation of the Papacy leads to the excommunication of the participating Cardinal Electors and Bishops“.

Since, I intend to respond to the charges brought against my position, I recommend that all readers first read both articles, in chronological order. — Since the commentator is anonymous, I will refer to him by the initials of his nome du plume: CC.

The argument marshaled against my position contains a list of ridiculous errors.  The first of which is derived from juridical positivism, which holds that nothing is certain in reality unless it be judged by a competent court of law, holding constitutional authority to judge the matter. This is the kind of error no one but a Canonist or Lawyer would fall into, because it reduces the realm of epistemological truth to that of what a court recognizes as facts. Now, its quite understandable that someone exercising the profession of a lawyer or canonist, who must prove everything to the level of certitude had in the courts before whom he appears, to have such a habit of mind, but is quite a grand moral and philosophical error to hold that such a criterion is validly applied to the whole of reality.

On the contrary, the human mind can know truth with certitude. This is a fundamental presupposition of all human endeavor, because if it be denied, then there could be no faith given by one man to another on the basis of human judgements. Now just as the human mind can exist outside the mind of a lawyer before a court, so the human mind can know truth with certitude outside of the court of law. To say otherwise, would be psychotic, that is divorced from reality.

I say this to preface the notion of latae sententiae excommunication as a canonical penalty in the new code of Canon law. Many canonists, proceeding from the mindset of juridical positivism hold that whereas such penalties are published in the Code, they are either never incurred or that they can never with certainty be known to be incurred, until, in both cases, a competent authority declares them.

The fundamental error of this position, is that the very Latin of the penalty contradicts their position:  “latae sententiae” in Latin means, without the necessity of a juridical sentence being handed down. This means, that the one who violates the law which bears this penalty for violation, is penalized BEFORE and WITHOUT any public declaration of the penalty being inferred.  This being the case, a human mind can know of it with certitude. The certitude I speak of here is the certitude of natural reason which from facts which are in the external forum and known by documented evidence or eye-witness testimony, can be with seen as fulfilling the conditions for the excommunication to be incurred.

What CC attempts in criticizing me is a sophistic error:  For first he argues that such excommunications cannot be known with certitude, and then asserts that such certitude can only be had in a court of law, from which he infers that I am wrong in saying that Cardinals are excommunicated. — As an aside, no where in my article do I say that any Cardinal is excommunicated;  I merely said that Cardinals and Bishops are subject to the penalty.

While it it true, that in the Catholic Church, the incurring of any ecclesiastical penalty, whether declared or not, should be made known by ecclesiastical authority for the sake of the unity of the Church, it is not true, that all of them are NOT incurred if ecclesiastical authority through corruption, fear, sloth or some other vice, fails to declare that they are incurred.  For excommunications latae sententiae are incurred by the law itself. Those who say otherwise are simply ignorant of Latin.  To say this idea of excommunication as “automatic” is merely a canard, since as is clear it depends not upon the private individual or merely the act of violation, BUT by the imposition before the fact by the Supreme Legislator, the Pope, of a penalty which applies to all future violations ipso facto.

He extends this error of juridical positivism in the most clericalist manner by denying that a Catholic can know with certitude if a Conclave be valid or not, when a Conclave is called to elect another pope, while the first pope is still alive! — This is pure insanity! That is like saying a layman cannot know the Moon is eclipsing the Sun, just because he saw the Moon blot out the Sun! — You have to be totally psychotic to even say such a thing.

The truth is, the certitude that a Conclave is invalid is had from the certitude of the facts according to which it would not be licit to convene the Conclave. In the case in question, this certitude derives from the certitude that Pope Benedict XVI never resigned the petrine munus.  Which certitude is objective, real, verifiable, documented and testified to by 2 things: the document Non solum propter, which only renounces the ministerium, and canon 332 §2 which says a Pope resigns when he resigns the munus.  Since every Latinist knows that ministerium and munus are not only different words, but which do not share the same significations in ecclesiastical usage, the certitude that Pope Benedict XVI never resigned the Papal Office is both prima facie and a necessary consequent of the law (especially since canon 38 required that if Benedict wanted to signify munus by ministerium, he would have had to explicitly derogate the obligation of canon 332 §2 in its fundamental conditional clause).

Those who have studied and understood philosophy know that both in logic and in moral and legal affairs, the certitude of principles and causes extends and flows down through to conclusions and effects.  A Canonist who is expert in the procedural rules of declared and imposed penalties which are not latae sententiae, might think differently, since he moves in a world of courts, but that is not the whole of reality. Thus to discount canon 359, the canon which forbids Cardinals to convene a conclave when there is no sede vacante, is not only absurd but should make anyone who knows Canon Law doubt whether CC has ever read the law.

Next, in regard to his attempt to fault me for misreading 1382, he seems never to have read the Code of Canon Law of 1983, which specifically obrogates the old code and makes recourse to its terms unauthentic when the new code establishes a greater penalty, which is true in the case of episcopal consecrations. And no, contrary to CC’s assertion, when I said, “ordain” I mean “consecrate” because the consecration of Bishops is a species of the power of ordination, a thing everyone who knows his theology of the Sacraments knows well enough. CC furthermore goes off into the fog, by saying in effect that an AntiPope consecrating Bishops or nominating Bishops is only guilty if he is feigning to have the authority of the Pope to confer jurisdiction. What kind of argument he is trying to make by moving this against the case in question, I do not know, because that is what an Anti-Pope objectively does!!!

The appeal to canon 1405 §1, 2°, namely, that the Pope alone judges the Cardinals, is praeter rem, because in legislating canonical penalties which apply to everyone in the Church, without exception, Pope John Paul II did judge the Cardinals  beforehand.  Those who have studied Canon Law and understand its nature know this well.

Finally, all CC’s other assertions saying things cannot be known or known with certitude, by anyone but the Canonist or Judge in a court of Canon Law, or by the Pope alone, is merely an extension of juridical positivism, an absurd professional error of snobbery among poorly schooled lawyers. Canonists who know the Faith understand well that Canon Law’s fundamental context is the Catholic Faith and that it must be understood in a manner which does not conflict with objective reality and epistemology. Like the Catholic Faith, it is not a gnostic science in which the truth is only known by the initiates who study at Pontifical Universities.

I invite all those who have not yet done so, to read my original article on the Excommunication of Cardinals and Bishops who participate in the usurpation of the Papal Office more carefully, and they will see how I speak of moral causes and the terms of the law, and how I never said anyone was excommunicated, only that if they know what they did, they merit to have incurred the penalty. This is perfectly Catholic.

As a Postscript, I add, that I am not in the least offended by the publication of CC’s critique. I appreciate the occasion to manifest the truth better through the clash of mental swords. — I would also note that, what really irks Canonists and Bishops about my article is that I have put them on notice that their offices and privileges be derived from a true Pope, not a fake pope; in other words, I am reminding the malicious ones that their entire project is null and void, and that they are risking losing communion with Christ, canonically speaking, if they have not already done so.

 

 

 

 

 

 

 

 

Bergoglio concedes that Benedict is still the Pope

CRTN.COM_

We republish the words of Bergoglio, without comment, as their meaning is obvious:

How usurpation of the Papacy leads to the excommunication of the participating Cardinal Electors and Bishops

by Br. Alexis Bugnolo

gty_cardinals_conclave_ll_130227_wmain

Canon 359 expressly withdraws authority from the College of Cardinals to elect a Pope, when the Papal Office is still retained by another: there being no sede vacante. To call a conclave when there is still a true Pope, thus, is illicit. To elect another is to participate actively and immediately in the crime of the usurpation of the Papal Office.

Usurpation is the crime whereby someone without a legitimate claim, lays hold upon or claims an office which is not his.  In the 1983 Code of Canon Law, Usurpation is discussed under several canons, usurpation of office in canon 1381.

Though the crime of usurping the papacy is not named in the code expressly — since it has not occurred for centuries, those participating in such a crime can still be excommunicated latae sententiae out of the consequences of such an act, and this in two ways: 1) by the Anti-Pope ordaining bishops and collaborating with him in that, 2) by the crime of schism.

The first regards the crime of usurpation itself in the act of ordaining Bishops.

The worse crime of usurpation mentioned explicitly in the code is in canon 1382:

Can. 1382 — A bishop who consecrates some one a bishop without a pontifical mandate and the person who receives the consecration from him incur a latae sententiae excommunication reserved to the Apostolic See.

Pope John Paul II cited this canon to declare that Archbishop Marcel Lefebvre, the founder of the Society of Saint Pius X, was excommunicate on account of his ordination of their 4 Bishops. Bergoglio cited this same canon to “excommunicate” Bishop Williamson, after he was reconciled by Pope Benedict XVI, who undid John Paul II’s excommunication.

This applies to Anti-Popes, inasmuch as not being the legitimate successors of Saint Peter, their ordaining of Bishops is without true pontifical mandate.  It also applies to Bishops who ordain those nominated by Bergoglio, since they too have no true pontifical mandate to act.

Accomplices of both are also punished by the same punishment, as is clear from canon 1329.

Can. 1329 — §1. If ferendae sententiae penalties are established for the principal perpetrator, those who conspire together to commit a delict and are not expressly named in a law or precept are subject to the same penalties or to others of the same or lesser gravity.

§2. Accomplices who are not named in a law or precept incur a latae sententiae penalty attached to a delict if without their assistance the delict would not have been committed, and the penalty is of such a nature that it can affect them; otherwise, they can be punished by ferendae sententiae penalties.

Since the excommunication leveled in canon 1382 takes place immediately without the necessity of any public declaration by any authority, in accord with Canon 1329 §2 all the Cardinals involved in the uncanonical election of an Anti-Pope are also ipso facto excommunicated, since they participate intimately and immediately in his claim to exercise the pontifical mandate.

While it can be argued that those in substantial error as to the invalidity of Benedict’s resignation ought not be excommunicated, because they had good will, they must confront canon 15, which says in § 2: Ignorance or error about a law, a penalty, a fact concerning oneself, or a notorious fact concerning another is not presumedThus, as soon as any Cardinal Elector sees that Benedict resigned the ministerium, not the munus, and that Canon 322 §2 requires the resignation munus — all the while refusing to repudiate the validity of that resignation — he becomes indisputably culpable of the usurpation of the Papal office by way of consent to uphold Bergoglio’s claim to exercise the pontifical mandate, and as such, merits punishment under canons 1382 and 1329 §2.

The second way to excommunication latae sententiae, is through the crime of schism.

Cardinals and Bishops participating in supporting an Anti-Pope are also involved in the crime of schism, since they formally separate themselves from communion to the true Pope. Thus they are also subject to excommunication from canon

Can. 1364 — §1. Without prejudice to the prescript of can. 194, §1, n. 2, an apostate from the faith, a heretic, or a schismatic incurs a latae sententiae excommunication; in addition, a cleric can be punished with the penalties mentioned in can. 1336, §1, nn. 1, 2, and 3.

Thus, the controversy over the invalidity of Pope Benedict’s resignation becomes one of the greatest import for Catholics, to know who is truly their pastors and who are truly schismatics and excommunicates.  This is not a joking matter, and any Cardinal or Bishop who treats it as such, should be sternly reminded of such.

Presumption and Silence

Finally, it needs to be pointed out, that whereas there is a presumption of validity of every Conclave, in the event of the death of the Roman Pontiff, however, in the case of a papal resignation, there is no such presumption, and since it is the grave duty of the Cardinals to act in accord with Canon Law in the election of the Roman Pontiff, they had the grave and solemn duty to verify that the resignation of Pope Benedict was in conformity with Canon 332 §2.  If they did verify that, why have they never admitted to having verified it? And if they did not, they ostensibly become culpable of usurpation out of negligence in so grave a duty.

Indeed, the Vatican is full of Doctors of Canon Law, but to my knowledge neither in February of 2013 nor in the following six years, as any Canon Lawyer from the Vatican published any study showing that Non solum propter effects a valid resignation in conformity to canon 322 §2. Nor does it seem that anyone in the Diplomatic Corps asked the Vatican for such a verification.* Nor does it seem that the Italian Government, bound by the Lateran Treaty to uphold only constitutional governments in the Vatican, ever asked for such a verification or explanation. — If this be true, its of the gravest indications that the resignation was never put to any kind of rational scrutiny, but was presumed to be valid by a bunch of giddy men who wanted Benedict out of the way.


For my Scholastic Disputation on the Papal Act of February 11, 2013, see here in English, and here in Spanish translation. For a summary of the Canonical Argument against validity, see Veri Catholici, here in English, and here in Italian translation.

___________

Image Credits:  Getty Images, Conclave of March 2013.

* For example, Eduard Hapsburg, the Ambassador of Hungary to the Vatican, recently insulted Catholics who question the validity of the resignation. But when asked for a verification of the resignation, remained utterly silent.

La validez de la renuncia de Benedicto debe ser cuestionada, Parte II

hqdefault

Por el Hno. Alexis Bugnolo

En el artículo anterior titulado La validez de la renuncia de Benedicto debe ser cuestionada, Parte I, recité la historia de la controversia sobre la renuncia del Papa Benedicto XVI sobre el tema del error sustancial en la renuncia y luego procedí a explicar más de 20 argumentos en contra de validez.

Aquí, enumeraré los argumentos para la validez, en la medida en que los encuentre y los entienda. Si usted conoce sobre más argumentos, favor de avisarme en la sección de comentarios a continuación. Después de cada argumento a favor de la Validez, publicaré, para conveniencia del lector, el argumento en contra, que se desvía de esta pequeña manera de la forma escolástica adecuada. No hay un orden particular entre los argumentos, pero los más fuertes están al final.

¿Ya sea que el Papa Benedicto XVI, mediante el acto expresado en su discurso “Non solum propter”, renunció a la oficina del Obispo de Roma?

Ad contrarium:

Y parece que lo hizo:

  1. Porque, el Papa Benedicto XVI como Papa está por encima del Derecho Canónico. Por lo tanto, no necesita renunciar según la forma del Canon 332 §2. Por lo tanto, renunció válidamente.

Ad obj. 1: Argumentar que el Papa está por encima de la Ley Canónica, y por lo tanto la renuncia es válida, es un sofismo, que cuando se examina es equivalente a otras 2 proposiciones erróneas, a saber: “El Papa como Papa está por encima de la ley canónica, ergo etc.” y “El Papa como el hombre que está por encima de la ley, ergo etc.”  A la primera, le diré: En primer caso, es verdad que el Papa está por encima del Derecho Canónico. Sin embargo, el Papa, al renunciar a su cargo, no renuncia como Papa, sino como el hombre que es el Papa. Por lo tanto el argumento es praeter rem. Al segundo, digo: es falso decir que el Papa como el hombre que es papa está por encima de la Ley Canónica, porque la mente del Legislador del Código de Derecho Canónico, el Papa Juan Pablo II, en el canon 332 §2, expresamente declara cuándo una renuncia papal es tal y debe considerarse válida. Por lo tanto, si un Papa renunciara de una manera que fuera válida, pero que los Fieles tuvieran que considerar como inválida según la norma de ese Canon, habría caos en la Iglesia. Sin embargo, al interpretar la mente de un legislador, no se puede suponer ninguna tesis que haga que la ley sea defectuosa. Por lo tanto, el Papa Juan Pablo II tuvo la intención de atar al hombre que es papa, en una resignación papal. Por lo tanto, el segundo es falso también.

  1. Porque está claro que el papa Benedicto quiso renunciar. Por lo tanto, él renunció. Por lo tanto, su renuncia es válida.

Ad obj. 2: Argumentar que el Papa quiso renunciar, por lo tanto renunció, es emplear un sofismo que oculta un término medio no distribuido. Porque si el Papa quería renunciar al ministerio del oficio, entonces renunció al ministerium. Pero tal renuncia no se conforma con el Canon 332 §2, ya que el canon no renuncia al munus. Por lo tanto, no es válida. Del mismo modo, si el Papa quería renunciar al munus, entonces NO renunció al munus si es que dijo ministerium. E incluso aunque él creyó haberlo hecho, es inválido, según el canon 332 §2 de acuerdo con el acto, y de acuerdo con el canon 188 debido a un error sustancial.

  1. Debido a que el Papa Benedicto, después de su renuncia, declaró públicamente que renunció válidamente, entonces renunció válidamente.

Ad obj 3: Argumentar que el Papa renunció válidamente porque después de su renuncia declaró públicamente que renunció válidamente, es emplear un subterfugio. Porque en esa declaración pública declara que renunció válidamente al ministerio petrino. Que renunció válidamente al ministerio petrino, no se disputa. Pero si eso es lo que él renunció, entonces no renunció al munus. Por lo tanto, ese acto no efectuó una renuncia al oficio. Por lo tanto, si se afirma que es una renuncia papal válida, la afirmación es falsa según el canon 332 §2.

  1. Porque, el Papa Benedicto, después de su renuncia, declaró públicamente que renunció libremente, por lo tanto renunció.

Ad obj. 4: Es cierto que la libertad en una renuncia es una de las condiciones necesarias para una renuncia papal según el Canon 332 §2, pero no es cierto que sea la única condición. La primera condición es que sea una renuncia de munus. No era. Por lo tanto, este argumento es praeter rem.

  1. Porque el Cardenal Sodano, como Decano del Colegio de Cardenales, al convocar al Colegio, actuó como si fuera válido, por lo tanto, es válido.

Ad obj. 5: No hay un Canon de la Iglesia o una delegación especial del Romano Pontífice que tome la decisión del Cardenal Diácono de llamar a un cónclave eficaz de la validez de una renuncia inválida, o autoritativamente determinante de la validez de una renuncia. Por lo tanto, que lo haya hecho, no prueba nada. No, el canon 332 §2 lo niega expresamente.

  1. Debido a que el Colegio de Cardenales se reunió para elegir un Sucesor del Papa Benedicto, por lo tanto, mediante ese acto declarado o hecho, la renuncia fue válida.

Ad obj. 6: No existe un Canon de la Iglesia o una delegación especial del Romano Pontífice que tome la decisión del Colegio de Cardenales de conciliar o elegir a un Papa, eficaz de la validez de una renuncia inválida, o autoritativamente determinante de la validez de una renuncia. Por lo tanto, que lo hayan hecho, no prueba nada. No, el canon 332 §2 lo niega expresamente.

  1. Porque todo el Colegio de Cardenales después de la renuncia y después del Cónclave de 2013 actúa y sostiene que Jorge Mario Bergoglio es el verdadero y válido Papa.

Ad obj. 7: Respondo lo mismo que para obj. 7.

  1. Porque todo el mundo acepta que Jorge Mario Bergoglio es el Papa Francisco.

Ad obj. 8: El canon 332 §2 al decir, “y no que sea aceptado o no por nadie” en su frase final, lo niega expresamente. Por lo tanto, es falso.

  1. Porque, un católico debe sostener como papa, a quienquiera que los cardenales, o los obispos, o el clero de Roma, sean el papa.

Ad obj. 9: Respondo lo mismo que para obj. 8.

  1. Porque la elección de un Papa por los Cardenales es un hecho dogmático, que todos los católicos deben aceptar.

Ad obj. 10: Si bien es cierto que la elección válida de un Papa por parte de los Cardenales es un hecho dogmático que todos los católicos deben aceptar, no es cierto si la elección no fue válida. Pero una elección no es válida si el Papa anterior aún vive y aún no ha renunciado válidamente. Por lo tanto, esta objeción no es válida, en la medida en que la renuncia sea inválida. Por lo tanto, de su propio ser es insuficiente para probar el punto argumentado.

  1. Debido a que la renuncia del papa Benedicto XVI es un acto papal, que no puede ser cuestionado, según el anexo: prima sedes a nemini iudicatur.

Ad obj. 11: Si bien es cierto que los actos del Romano Pontífice son actos jurídicos que no pueden ser cuestionados, no es verdad que las declaraciones hechas en primera persona por el hombre que es Papa, que son la materia de tales actos o declaraciones, no pueden ser juzgadas. El canon 332 §2 demuestra que tal acto puede ser juzgado ya que el canon juzga tales actos. Que tal materia del acto papal no es un acto del papa como papa, ya se ha demostrado anteriormente. — Si dice que el acto de declaración es un acto papal, no el acto del hombre, por lo tanto, debe considerarse válido, ya que el Papa es el legislador supremo y el árbitro del significado de los actos canónicos, debe responderse que la declaración (“Yo declaro”) se hace en la primera persona del singular, no en la primera persona del plural, por lo que el legislador supremo ya ha renunciado explícitamente a su papel en la declaración de renuncia.

  1. Porque, un católico con buena conciencia debe suponer que si la renuncia no era válida debido al uso de la palabra ministerium no munus en la frase clave del acto, los Cardenales, de acuerdo con el canon 17, se demostraron a sí mismos que el Santo Padre, El Papa Benedicto renunció lo suficiente al papado, o que celebraron un consejo privado con el para conocer su sentido y significado, momento en el que significó en privado que había renunciado al papado al renunciar al ministerio del papado.

Ad obj. 12: Si bien es cierto que un católico debe estar dispuesto a presumir tal cosa, tal presunción no hace válida una renuncia inválida. No, de acuerdo con el Canon 332 §2, se debe tener en cuenta que la causa final de una renuncia inválida es que no se manifiesta de acuerdo con la norma de la ley (rite manifestatur). Cuya norma requiere un acto público que es un acto presenciado por lo menos con 2 testigos y hecho verbalmente.  Tal acto nunca ha sido publicado. Entonces, incluso si se hiciera, es un acto secreto y no haría una renuncia inválida, válida.

  1. Debido a que el Papa Benedicto dijo: declaro que renuncio al ministerio, …que me fue confiado por medio de los Cardenales, … , asi que la Sede de San Pedro quedará vacante en”, indicó claramente que su renuncia era para efectuar una perdida al oficio (munus). Por lo tanto, su renuncia estuvo de acuerdo con el Canon 332 §2, a pesar de no usar explícitamente la palabra munus, ya que ese Canon requiere su validez. Por los tanto, la renuncia fue válida.

Ad obj. 13: Esta objeción fue refutada en los argumentos de la Primera Parte, pero su complejidad merece una respuesta más completa para aquellas mentes que no pueden entender cómo es inválida. Primero, como se demuestra en la Primera Parte de este Artículo, una renuncia es válida si incluye una renuncia de munus, no es válida si no lo hace. Y de acuerdo con Canon 17, si hay alguna duda sobre si munus está incluido en el Canon 332 §2 como una condición sine qua non o de acuerdo a su significado en un sentido más amplio, uno debe tener recurso a otras partes de del Derecho, la tradición canónica, y a la mente del Legislador (Juan Pablo II) del Código. Como se ha mostrado en otra parte, no hay base para un argumento del canon 17 de que ministerium puede significar munus. Sin embargo, como ministerium es seguido por 2 cláusulas subordinadas, el argumento de que no es válido, debe responder a esa condición. En latín, algunas cláusulas subordinadas pueden alterar el significado de la cláusula principal. Y es cierto que hay una forma poética, en la que parte de una cosa puede sustituir al todo, como cuando en la Misa en el Rito Latino decimos: “Entres a mi casa” para que signifique “Vengas a mi alma”. Sin embargo, con respecto al latín del texto de la renuncia, decir, “que recibí de las manos de los Cardenales” no impone ninguna necesidad de referencia al Ministerio Petrino per se, porque Ratzinger también en ese momento recibió el ministerio Episcopal y Pastoral de la Diócesis de Roma. La segunda cláusula, “asi que la Sede de San Pedro quedará vacante”, se ha demostrado en la Parte I que no requiere ninguna necesidad. Para aquellos que no entienden la gramática latina, esto necesita ser explicado. Porque, en una cláusula subordinada como “asi que … quedará vacante”, la cláusula es una cláusula de propósito del tipo que comienza con la partícula “ut“, y por lo tanto es una cláusula pura de propósito que indica solo una meta. Si la clausula subordinada de propósito hubiera comenzado “de tal manera que” (quomodo) o “de tal manera como para” (in tali modo quod) hubiera sido una cláusula de propósito de tal característica que tuviera el poder de alterar la manera de significado en la clausula primaria, y permitir el uso de significado metonímico, eso es, cuando una parte refiere al todo. Como el Papa Benedicto no dijo nada de ese tipo, esta forma de leer la cláusula subordinada no es posible. Por lo tanto, sigue siendo inválido. Sin embargo, incluso si se tuviera un significado metonímico, sigue siendo inválido según el Canon 332 §2, ya que no se manifestaría debidamente. Porque como si alguien pronunciara los votos matrimoniales diciendo: “Te tomo como mi empanada vienesa” en lugar de decir “Te tomo como mi esposa”, sería necesario recurrir a una interpretación para hacer que la frase signifique tomar una esposa, por lo que en un acto de renuncia, cualquier forma de significado metonímico rendiría inválido el acto porque públicamente no manifiesta la intención debidamente.

  1. En su acto de renuncia, el Papa Benedicto XVI declaró dos cosas. El primero con respecto a su renuncia, el segundo con respecto a la convocación de un cónclave “que un cónclave para elegir a un nuevo Sumo Pontífice sea convocado por aquellos cuyo deber es”. No habría dicho esto si su intención no fuera renunciar a la oficina del papado. Por lo tanto, renunció a la oficina del papado.

Ad obj. 14: Este argumento es una combinación de dos argumentos, uno de los cuales se ha refutado previamente, a saber, aquel que se refiere a su intención, que fue refutado en Ad obj. 2.  Aquí responderé al otro que se refiere al comando papal de convocar un cónclave. Dado que el Papa declaró que se convocaría un cónclave para elegir a un nuevo Romano Pontífice constituye la segunda cláusula independiente de su verbo, “Yo declaro”. Por lo tanto, es lógicamente independiente y no tiene ninguna necesidad en la alteración del significado de la primera cláusula, que se refiere a la renuncia.  Por lo tanto, si la renuncia no se manifiesta debidamente de acuerdo con el Canon 332 §2, que el Papa declara que se debe llamar cónclave es una declaración papal que está totalmente viciada por el error sustancial en su primera declaración. Así, el canon 188 invalida la ejecución de este mando. Esto es especialmente cierto, ya que en la declaración de convocatoria, no requiere que la convocatoria se realice antes o después de que el Papa deje de ser, ni en una fecha específica o incluso durante su vida. Para ver esto más claramente, recuerde el ejemplo de los argumentos en contra de la validez, en donde un papa hipotético declara: “Renuncio a los plátanos para que el 28 de febrero, a las 8 p. M., Hora romana, La Sede esté vacía” y simplemente agregue “y que se convoque un cónclave para elegir un nuevo pontífice romano”. Como se puede ver en esta hipotética, la segunda declaración no hace válida la primera, simplemente continúa con el error sustancial: un error sustancial que también hace que el Cónclave de 2013 y todos los actos de Bergoglio como Papa sean inválidos.

  1. Canon 332 §2 requiere la renuncia del oficio. Pero ministerium también significa oficio. Por lo tanto, cuando el Papa Benedicto renunció al ministerium, renunció al munus.

Ad obj. 15 : Canon 332 §2 lee de la siguiente manera: “Si el Romano Pontífice renunciase a su munus, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste rite, pero no que sea aceptada por nadie.” Como se puede ver en este Canon, que es el único que se ocupa de las renuncias papales, la condición fundamental es que el Papa renuncie a su “munus“. Ahora, mientras que algunas traducciones modernas lo traducen como oficina (inglés), otras como cargo (español), otras como función (italiano), está claro en el Código de Derecho Canónico que su significado canónico principal es oficio. Esto se puede ver en su uso en los Encabezados del Nuevo Código para los capítulos sobre las Oficinas eclesiásticas. Esto se confirma mediante una cita directa del canon 145 §1, donde cada oficio eclesiástico es llamado un “munus“, no un “ministerium”. Un examen del Código también revela que un ministerium nunca se llama una “oficio”. Ahora, como el Código de Derecho Canónico requiere en el Canon 17, que el Código mismo se lea de acuerdo con la tradición de los textos canónicos, las fuentes del derecho canónico y la mente de su legislador (el Papa Juan Pablo II), estos hechos deberían ser suficientes pruebas para excluir la posibilidad de que “ministerium” se pueda leer como munus. Esto se confirma mediante la comparación del Canon 332 §2 con el canon correspondiente en el Código de Derecho Canónico promulgado bajo el Papa Benedicto XV, donde se habla de un Papa que renuncia, pero no dice a qué renuncia. Es evidente y significativo que el Papa Juan Pablo II en el código de 1983 agregó la palabra “munus” para especificar a qué se debe renunciar para efectuar una renuncia papal. También es evidente que en ese Código de Derecho Canónico “ministerium” se refiere al ejercicio de una oficio. Además, si uno examina todas las renuncias papales anteriores para las cuales hay evidencia textual de la fórmula de renuncia, siempre se encuentran las palabras que significan oficio: onus, munus. No se encuentra ministerium. Los nombres propios para los oficios se encuentran como epicopatus y papatus. O la dignidad que resulta de la oficina se nombra con las palabras honor o dignitas. Así, de acuerdo con el Canon 17, todas las fuentes de interpretación autorizada concluyen sobre 1 resultado: que un Papa solo renuncia cuando renuncia al munus, al oficio, no a la ejecución del oficio, ministerium.  Por lo tanto, incluso si el Papa Benedicto pretendía, y en privado después afirmó, afirmaba o afirmaría, que pretendía usar “ministerium” para munus, su acto de renuncia no es válido debido a ese error sustancial, en virtud del canon 188, y no puede hacerse válido por ningún acto posterior. Tendría que ser rehecho con la palabra, “munus“. Entonces, el argumento es inválido por un sofismo, de leer “munus” en su mayor según su significado en latín, pero leer “ministerium” en el menor de acuerdo con su uso vernáculo. Por lo tanto, su conclusión se alcanza a través de un término medio no distribuido, y por lo tanto también es inválida.

  1. No hay ministerium petrino sin un oficio petrino, ya que los dos son inseparables en cuanto a su derecho y ser [secundum iurem et esse], según el Derecho Canónico. Por lo tanto, aunque el Canon 332 §2 requiere que un Papa renuncie a su munus para que renuncie válidamente, sin embargo, una renuncia a su ministerium es suficiente para efectuar esto porque aunque “munus” nombra el oficio papal en relación al don de Dios de gracia y deber, “ministerium” nombra el mismo oficio de acuerdo a su relación con la Iglesia. Por lo tanto, renunciar al ministerium petrino, es renunciar al munus petrino.Ad obj. 16 : Debe decirse que este argumento debe ser respondido mediante un interemptio (eso es una refutación completa de las premisas en un silogismo), ya que es falso en sus proposiciones principales y secundarias. En su versión menor, es falso al estar basado en un error de interpretación de las obligaciones del Canon 332 §2 de acuerdo con la costumbre general de la ciencia de la teología, y no de acuerdo con la norma de ley.  En su principal, o premisa, es además falso afirmar que el ministerium no es separable de su oficio de acuerdo con el derecho en cuanto a derecho y el hecho de ser [secundum iurem et esse].  Con respecto a lo primero, uno debe responder así: Porque en la ciencia de la teología, las palabras pueden tener significados diferentes con respecto a cosas iguales o disímiles.  Pero todo esto es praeter rem (irrelevante) en cuanto a una discusión del significado canónico de un acto de renuncia de un oficio eclesiástico, aún más, en cuanto a un oficio establecido por el Verbo Encarnado de Dios.  En tal asunto, el argumento debe centrarse en el oficio según su ser en la Divina Voluntad e intención, no como oficio según se entienda de acuerdo a la teología personal del hombre que es romano pontífice. Esto también es cierto con respecto a la Iglesia Romana, cuyo Novio no es el Romano Pontífice, sino el mismo Cristo Jesús, que ahora reina en la Gloria. Por esa razón, no solo está obligada a dar el consentimiento de Su voluntad al Redentor, sino también a la aprobación de Su mente. Por lo tanto, uno propondría una manera de observar la ley canónica que sería equivalente al adulterio, si uno sostuviera que era lícito que la Iglesia Romana considerara el significado de un acto canónico según la manera del mundo, la carne o incluso interpretación privada. Por lo tanto, no solo Cristo, por Su promesa a San Pedro, está obligado por el canon 332 §2, promulgado por Su Vicario, el Papa Juan Pablo II, a no retirar la gracia y el oficio [munus] a menos que se renuncie explícitamente, así también a la Iglesia Romana, que es su novia virgen más fiel y su esposa virgen. Por lo tanto, la Iglesia debe considerar que las obligaciones del canon 332 §2 requieren una renuncia al munus, en tanto que el Canon 17 requiere que ese término se entienda en el canon 145 §1. En ninguna parte del Código de Derecho Canónico se encuentra que un ministerium considerado como el oficio en sí. Entonces, si bien fue la intención del autor de Non Solum Propter, en tanto que era hombre, significar la Oficina Papal en su relación con el servicio que presta, no por ese solo hecho se convierte en un acto que la Iglesia pueda aceptar como rite manifestatum, pues se tendría que recurrir a una interpretación y a una lectura del texto fuera del marco de reglas de significado del Código de Derecho Canónico que tendrían que ser empleadas. Y como tal, no sería canónicamente válido, incluso si uno pudiera sostener que era teológicamente suficiente. Sin embargo, incluso si uno fuera a conceder que las palabras ministerium …. commissum habló del munus petrinum en su relación con la Iglesia, ya que no se renuncia a nada más que a lo que se renuncia explícitamente, el acto no haría nada más canónicamente que una renuncia al ministerio en la medida en que se encuentra en tal relación, mas no del oficio en sí mismo. Y, por lo tanto, no sería eficaz renunciar, ni suficiente el dar a entender la renuncia al oficio en su relación a Dios y Su don de la gracia. Pero dado que esta misma relación se refiere a ello según su principio de ser [secundum essendi principium] – ya que es un regalo inmediato de Cristo y se establece mediante un acto de Su voluntad, tal renuncia no afecta lo que es esencial para ello. — El acto permanece, por lo tanto, viciado por un error sustancial en su forma de significación, y por lo tanto no es válido ipso iure, por el canon 188. — Finalmente, con respecto a la premisa del argumento, a saber, que el ministerium no se puede separar de la oficina secundum iurem et esse, debe decirse que esto está falsificado por el derecho litúrgico y canónico. Porque desde la supresión de las órdenes menores, el estado del acólito y el lector se denominan “ministerios” [Canon 230 §1], sin embargo, tales ministerios no confieren el derecho de ejercer dicho servicio en ningún momento, sino solo la idoneidad de hacerlo a petición del celebrante de un acto litúrgico. Por lo tanto, ministeria son separables en cuanto a derecho y el hecho de ser, del munus. – Por tanto en conclusión, parece ser obvio que el argumento entero es falso, ya que una conclusión que es deducida de una premisa falsa y un menor falso es enteramente falsificada.

17. La aceptación pacífica y universal de un Papa es causada por y es el efecto de una elección papal válida. Por lo tanto, después de 6 años, incluso si la renuncia del Papa Benedicto XVI fuera inválida, su silencio de facto en la usurpación de la Oficina Papal por parte de Bergoglio es equivalente a una renuncia. Por lo tanto, ya sea que la renuncia sea inválida o no, ahora debe considerarse válida.

Ad obj. 17: Aunque, en el derecho común, la posesión es nueve décimas de derecho, y por lo tanto, la usurpación puede llevar a la adquisición del derecho y en la Ley Romana usucapióne  puede obtener el derecho legal a la propiedad después de un largo tiempo, tal principio no es válido por dos razones. Primero, no es válido teológicamente con respecto a un oficio eclesiástico que fue establecido por Jesucristo, el Verbo Encarnado, por un acto personal inmediato. Del cual tipo es el oficio de Papa. La razón teológica es esta: que nadie puede arrebatar nada de la Mano del Dios viviente (Juan 10:28). Y, por lo tanto, ninguna usurpación del oficio papal puede restringir a la Deidad, que es la justicia infinita y la omnipotencia misma, para transferir la gracia del munus papal a otro.  Sostener lo contrario, sería una imposibilidad teológica y absurda. Segundo, no es válido canónicamente, debido al Canon 359, que especifica que el Colegio Cardenalicio tiene autoridad para elegir un Pontífice Romano solo durante una sede vacante.  — Por lo tanto, si la renuncia del Papa Benedicto XVI no fue válida, no había una sede vacante y, por lo tanto, el Colegio no tenía autoridad para elegir un sucesor. — En cuanto a la aquiescencia tácita: de la Historia de la Iglesia se desprende claramente que, en contra de las afirmaciones de un antipapa, no se consideró que ningún legítimo reclamante de la Sede apostólica cediera simplemente por no perseguir su derecho. Sin embargo, el argumento de la aquiescencia tácita, sin embargo, no aplica en el caso en disputa, porque el hecho de que uno actué en error sustancial no constituye una aquiescencia tácita, ya que la aquiescencia tácita requiere la capacidad de consentimiento, cosa que es imposible por ignorancia invencible en el caso de error sustancial.  —  Finalmente, con respecto a la aceptación universal y pacífica de una elección papal: mientras que este principio es ciertamente un principio reflejo válido para las conciencias preocupadas en el caso de una elección válida, no hay posibilidad de una elección válida cuando el Colegio no tiene derecho a actuar, ya que es contrario no solo a la Ley Canónica sino a la Ley Divina para elegir a otro Romano Pontífice mientras el Papa aún vive y no ha renunciado válidamente. Tampoco es válido, en cuanto a su menor implícito: a saber, que ha habido una aceptación pacífica y universal de la renuncia papal. No ha habido, como demuestra el prefacio a esta pregunta en disputa. Por lo tanto, la aplicación de este principio reflejo en el presente caso es, en el mejor de los casos, praeter rem (irrelevante), peor aún, un subterfugio

18. La renuncia de Benedicto a ministerium efectúa válidamente una renuncia al oficio porque, debido al Canon 10, que dice expresamente que solo las condiciones de invalidez hacen que un acto sea inválido, ya que el Canon 332 §2 habla de invalidez solo en relación con la libertad de coerción y manifestación debida, no del nombramiento del oficio, ya que Benedicto tenía la intención de nombrar el oficio papal, como se desprende de su aceptación del título de Papa Emérito, el nombramiento del ministerium en lugar del munus no invalida el acto de renuncia.  Además, Benedicto como papa es el legislador supremo, por lo tanto, interpreta oficialmente la ley (cf. Canon 16 §1), por lo que puede renunciar al munus petrino renunciando al ministerium petrino.

Adj. obj. 18: Si bien es cierto que el canon 332 §2 habla de invalidez pero solo en relación con las condiciones del acto, no obstante, el canon 188 habla expresamente de invalidez de renuncias que están viciadas por un error sustancial.  Ahora, no hay un error más sustancial en renunciar a un oficio eclesiástico, que renunciar a un accidente del mismo o su segundo acto de ser (ministerium) y creer que al hacerlo, una suficiencia significa el oficio (munus). Además, el canon 18 requiere que los términos del canon 332 §2 se entiendan estrictamente, ya que el último canon restringen al que renuncia. Por lo tanto, la renuncia debe considerar explícitamente el munus del oficio papal, que en ese canon y en el canon 749 §1, como todas los oficios episcopales (cf. Paul VI, Christus Dominus) en todo el Código, se refiere exclusivamente como munus, porque no es meramente un cargo u oficio eclesiástico (officium) o servicio (ministerium) establecido por costumbre o la Iglesia, sino que es un don de gracia y oficio (munus) establecido por el Dios vivo por un acto personal e inmediato (cf. Mateo 16:18). Que cada oficio (munus) pueda ejercer uno o más ministeria (ministerios) no solo NO es un argumento para la validez de la renuncia de Benedicto sino más bien un argumento en contra de la validez, a causa del canon 188, canon 17 y canon 41 (en latín), el último de los cuales asocia expresamente ministerium con la mera ejecución de un oficio eclesiástico y esto, porque el enfermo puede renunciar a la ejecución de un oficio o sus servicios, quien todavía desea conservar la dignidad del oficio, como lo demuestra la historia de la Iglesia. Por lo tanto, en virtud del canon 17, que requiere explícitamente que los textos de cada Canon se entiendan de acuerdo con el significado apropiado de las palabras que contienen, ya que el contexto del Código de Derecho Canónico los usa, el argumento extraído del Canon 10, aquí, no es válido porque es praeter rem, es decir, aplicable solo a las condiciones de invalidez en el Canon 332 §2, no del canon 188. — Si dice, si, el Canon 10 se aplica solo a los términos expresados en el Canon 332 §2 y así permite una interpretación amplia de la cláusula condicional que habla de una renuncia del munus petrino, entonces debe responderse, que tal lectura del canon 10 anularía los requisitos del canon 17, que los términos deben ser entendidos correctamente, o al menos fallan por insuficiencia, ya que el significado amplio de munus en el Código de Derecho Canónico es officium no ministerium; qué sentido de officium se refiere a oficio, no a la ejecución de un ministerio. — Respecto al Canon 16 § 1, hay que decir, que sí, el Papa Benedicto como Papa es el legislador supremo e intérprete del derecho canónico. Pero él es sólo legislador, cuando legisla; mientras que el canon 332 §2 fue legislado por el papa Juan Pablo II. Además, aunque cualquier Papa puede interpretar oficialmente el derecho canónico, debe hacerlo por un acto papal, no por un error sustancial. Por lo tanto, el canon 16 no se aplica en tal caso. Más bien, más bien, el Canon 38 gobierna expresamente en este caso, cuando dice: Un acto administrativo, incluso si es promulgado por un rescripto dado Motu Proprio, carece de efecto en la medida en que perjudica los derechos de otro o es contrario a la ley o costumbre comprobada, a menos que la autoridad competente haya agregado expresamente una cláusula de derogación. — Finalmente, con respecto a la intención manifiesta del Papa de renunciar al munus papal, he respondido a esto arriba en la respuesta a las objeciones 2, 3 y 4.

La validez de la renuncia de Benedicto debe ser cuestionada, Parte I

Resignation

por el Hno. Alexis Bugnolo

Recientemente, el destacado teólogo del vaticano y ex miembro de la Congregación para la fe, Mons. Nicola Bux opinó públicamente que la validez de la renuncia del Papa Benedicto XVI debería estudiarse con respecto a la cuestión de lo que parece ser un error sustancial en la fórmula de renuncia.

Mons. Bux no fue el único en plantear este tema.  De hecho, las dudas sobre la validez del acto de renuncia fueron planteadas inmediatamente después de que se conoció la noticia. Flavien Blanchon, un periodista francés que trabaja en Roma, escribiendo solo 2 días después, citó a un eminente erudito latino que señaló errores en el texto de abdicación y señaló que la presencia de cualquier error, de acuerdo a la tradición canónica, se consideraba un signo de falta de deliberación, rindiendo el acto nulo y sin efecto.

Luego un año después, Antonio Socci especuló abiertamente que la renuncia pudo haber sido inválida a la falta de voluntad interior otorgada por Benedicto.  En el mismo año, un estudio muy notable publicado por un profesor en derecho canónico en el Instituto Teológico de Legano, Suiza, en 2014 por el P. Stefano Violi, que discutió canónicamente la renuncia: La Renuncia del Papa Benedicto XVI entre historia, ley y conciencia, sin embargo, sin levantar la cuestión de su invalidez. (Es obligatorio leerlo debido a su rica cita de la historia canónica de las renuncias papales) Sin embargo, el estudio, al identificar el asunto de la renuncia a considerar el ministerio activo, no al munus, dejó en claro que la cuestión de El error sustancial que invalidaba la renuncia, fue una cuestión real, fundamentada en el texto del acto mismo.

Sin embargo, el 19 de junio de 2016, Ann Barnhardt planteó específicamente la cuestión de una duda derivada del canon 188, que cita error sustancial como fundamento suficiente para establecer motivo para una determinación canónica de invalidez en cualquier renuncia.  Lo hizo después de los notables comentarios del secretario personal del Papa Benedicto más temprano el 20 de mayo, en los que afirmó que Benedicto todavía ocupaba la Oficina Papal. (Texto completo traducido al inglés)

Luego el Blogger Sarmaticus discutió el tema planteado por las palabras de Ganswein el 5 de agosto de 2016, con un post en el que destacaba lo significativo de lo que el Arzobispo había dicho en la Universidad Gregoriana, en una post titulado: La navaja de ockham encuentraBenedicto todavía papa, Francisco es falso papa, Iglesia universal en estado de necesidad desde el abril 24 de 2005

Mons. Henry Gracida, obispo emérito de Corpus Christi, Texas, en los Estados Unidos, y ex miembro del Opus Dei, también ha sostenido esta misma duda y otras en relación con la validez de la renuncia.  Entiendo que el Obispo ha escrito a muchos miembros de la Jerarquía Sagrada y la Curia sobre estos asuntos para instar a que se tomen medidas. (cfr. abyssum.org : Sugiere una declaración pública de 12 Cardenales pre Bergoglio)

Según Ann Barnhart, en el año siguiente, el abogado Chris Ferrara y la señora Anne Kreitzer también sostuvieron esta misma duda. El historiador Richard Cowden Guido opinó lo mismo el 11 de mayo de 2017. Y, el famoso controversialita italiano, Antonio Socci, citó a Violi detenidamente el 31 de mayo de 2017 y sostuvo la misma tesis.

El 11 de agosto de 2017, el popular programa de televisión católica, Café con Galat, en una edición en inglés, discutió por qué el Papa Benedicto XVI sigue siendo el verdadero papa. Si bien este programa enfatiza la falta de libertad en el acto, incluye el asunto relacionado con la falta de conformidad con el Canon 332 §2 y el canon 188.

En algún momento antes de marzo de este año, el Padre Paul Kramer sostuvo también que el canon 188 anuló la renuncia, debido a la falta de conformidad de las renuncias al canon 332 §2 al mencionar ministerium en lugar de munus.

En mayo de este año, a más tardar, el P. Juan Juárez Falcón expuso la razón canónica de la invalidez de la renuncia, sobre la base de un error sustancial, en un artículo titulado “Dos Graves Razones”. El Dr. José Alberto Villasana Munguía lo siguió el 27 de junio, coincidiendo con su opinión.

Finalmente, el Papa Benedicto XVI en sus cartas privadas al cardenal Brandmüller, publicadas en el verano de 2018, solicita abiertamente sugerencias para una mejor manera de renunciar, si no lo hizo correctamente.

Hay una serie de católicos notables que sostienen esta duda, y desde que Mons. Bux solicitó una investigación de este asunto, agregaré aquí en forma escolástica, algunos argumentos a favor de sostenerlo, en el curso de los cuales se refutarán todos los argumentos sustanciales en contra. En el transcurso del tiempo, a medida que los encuentre, o piense en otros nuevos, los agregaré a esta lista.

Acerca de que si el Papa Benedicto XVI, mediante el acto expresado en su discurso “Non solum propter”, renunció al cargo del Obispo de Roma?

Y parece que no lo hizo:

  1. Primero, porque un error sustancial, en un acto de resignación, se refiere al vis verborum, o significado de las palabras, en cuanto a la forma y la materia del acto. Pero el acto de renunciar a un ministerio se refiere a uno de los accidentes propios del cargo (cfr. canon 41) por el cual ese ministerio puede ser ejercido correctamente. Por lo tanto, si uno renuncia a un ministerio, no renuncia a el cargo. Y si cree haber renunciado al cargo, al renunciar a uno de los ministerios, está en un error sustancial en cuanto al significado de las palabras que ha usado. Pero en el texto, Non Solum Propter, Benedicto XVI renuncia al ministerio que recibió como obispo de Roma, cuando fue elegido. Por lo tanto, entender que actuar como una renuncia al cargo es cometer un error sustancial en cuanto al efecto del acto. Por lo tanto, según el canon 188, la renuncia es inválida.
  2. San Pedro Apóstol ejerció muchos ministerios en muchos lugares. Pero nadie es el verdadero sucesor de San Pedro, excepto el obispo de Roma (canon 331). Por lo tanto, si uno renuncia a un ministerio petrino, no renuncia al cargi de Obispado de Roma (cf. cánones 331 y 332), que tiene otros ministerios en virtud de su cargo. Por lo tanto, si uno cree que ha renunciado al Obispado de Roma al renunciar a un ministerio petrino, está en un error sustancial y, por lo tanto, según el canon 188, la renuncia es inválida.
  3. Según San Pablo (1 Corintios 12), existen diversas gracias, ministerios y cargos en la Iglesia, ya que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo. Por lo tanto, como el obispo de Roma puede ejercer varios de estos ministerios, se deduce que uno no renuncia al Obispado de Roma si renuncia a uno de estos ministerios, ya que ningún ministerio es coextendido con el Obispado de Roma. Ergo en tal renuncia, si uno cree que ha significado suficientemente la renuncia al Obispado de Roma, está en un error sustancial. Por lo tanto, según el canon 188, la renuncia es inválida.
  4. Según Seneca (Moral Essays, volumen 3, John W. Basore, Heineman, 1935), hay que distinguir entre los beneficios, las oficinas y los ministerios. Los beneficios son los que son otorgados por un desconocido, los oficios por los hijos, las madres y otras personas con las relaciones necesarias, y los ministerios por los funcionarios que hacen lo que los superiores no hacen. El Ministerio Petrino es un servicio a la Iglesia. Pero el oficio del obispo de Roma es un deber para Cristo. Si uno renuncia al ministerio de un sirviente, no renuncia al oficio de un hijo. Ergo en tal renuncia etc..
  5. La validez de un acto de renuncia no puede basarse en la definición subjetiva de las palabras, o la mera intención del que renuncia. Si ese fuera el caso, la interpretación haría del acto un acto de renuncia. El acto en sí no lo declararía. Pero la Iglesia es una sociedad pública fundada por el Dios vivo encarnado. Por lo tanto, la renuncia a los oficios debe ser no solo intencional sino también pública, para dar testimonio del hecho de que el oficio fue establecido por el Dios vivo y encarnado. Pero la oficina del obispo de Roma es tal oficina. Ergo en tal renunciación etc.
  6. Como Msgr. Henry Gracida argumenta en su blog, abyssum.org: Si Cristo no aceptó la renuncia de Benedicto como válida, porque el acto en sí no era canónicamente válido por el canon 188, entonces Cristo estaría obligado en justicia a privar a Bergoglio de la gracia, de modo que Su falta al no ser papa sea MÁS EVIDENTE para todos con fe, esperanza y caridad. Pero es MÁS EVIDENTE para todos, incluso los no católicos, que NO tiene la gracia de Dios en él ni en sus acciones. Ergo, o Cristo es injusto, o Cristo es justo. Él no puede ser injusto. ¡Ergo, Bergoglio no es papa!
  7. Del mismo modo, Cristo oró por Pedro para que su fe no fracasara, y para que pudiera confirmar a sus hermanos en el Colegio Apostólico. Ahora, esta oración de Cristo debe ser eficaz, ya que Cristo es Dios y el Hijo Amado del Padre Eterno, y debido al oficio de San Pedro no es algo meramente útil para el Cuerpo de Cristo, sino necesario en asuntos de fe y unidad. Por lo tanto, la oración de Cristo por los sucesores de San Pedro debe ser eficaz de alguna manera con respecto a la fe y la unidad de la Iglesia. Pero Bergoglio ataca manifiestamente tanto la fe como la unidad de la Iglesia. Por lo tanto, lejos de juzgar que en este hombre la oración de Cristo no tenía la intención de ser efectiva. ¡Ergo, Bergoglio no es un sucesor válido de San Pedro!
  8. Del texto del acto de renuncia. El papa Benedicto admite en la primera oración que posee el munus petrinum. Pero más abajo, dice que renuncia al ministerio que había recibido como obispo de Roma. Por lo tanto, no ha renunciado al munus. Pero munus significa oficio y don de gracia (cf. Canon 145 §1 y Pablo VI, Christus Dominus). Por lo tanto, no ha declarado que ha renunciado al cargo y al don de la gracia. Por lo tanto, en tal renuncia etc..
  9. Desde el sentido de la lengua latina, que carece del artículo definido e indefinido. Cuando dices: Renuntio ministerio, no dices si has renunciado al ministerio o a un ministerio. Por lo tanto, dejas sin decir a qué ministerio has renunciado. Por lo tanto, en tal renuncia etc..
  10. De la ley papal Universi Dominici Gregis, sobre las elecciones papales: Uno no es elegido para el Ministerio Petrino, sino para ser el Obispo de Roma. Por lo tanto, a menos que uno renuncie al Obispado de Roma, uno no ha desocupado la Sede de San Pedro. Pero en declaraciones públicas, el Papa Benedicto XVI, después de marzo de 2013, se limita a decir que ha renunciado al ministerio. Por lo tanto, se encuentra en un grave error habitual con respecto a lo que se requiere en un acto de renuncia del cargo del Obispado de Roma. Por lo tanto, en tal renuncia etc..
  11. Del Código de Derecho Canónico: las renuncias canónicas son válidas si 3 cosas son válidas: libertad de coerción, recta intención, significado inequívoco. Esto se confirma en el canon 332, § 2, que niega expresamente que la aceptación de una renuncia afecte a su validez o no validez. Pero el Papa Benedicto admite en sus cartas al Cardenal Brandmüller que su intención era conservar algo de la Dignidad Pontificia. Su secretario privado también ha afirmado públicamente que él ocupa la sede de la Sede de Pedro, pero aún comparte el Ministerio Petrino. Esta es una evidencia incontrovertible de que el acto de renuncia es ambiguo. Para cualquiera de los dos significa que ha renunciado a la Sede o que no ha renunciado a la Sede, que ha renunciado al ministerio o que no ha renunciado al ministerio. Por lo tanto, en tal renuncia etc..
  12. De la neumetología, es decir, de la teología del Espíritu Santo. Después de febrero de 2013, toda la Iglesia aún reconoce y acepta al Papa Benedicto XVI con el título de papa y con prerrogativas papales. Todos lo llaman Benedicto, no Ratzinger o Joseph. Pero toda la Iglesia no puede ser engañada. Sin embargo, según la institución divina, el papado no puede ser ocupado por más de una persona a la vez. Y el que lo sostiene primero, tiene el reclamo válido al oficio. Por lo tanto, la Iglesia no entiende el acto como uno que renuncia al oficio. Por lo tanto, en tal renuncia etc..
  13. Por insuficiencia de intención: si un Papa renuncia a comer plátanos, no ha renunciado al cargo de Obispado de Roma. Por lo tanto, si él dice: “He renunciado a comer plátanos para desocupar la Sede de Roma“, está en un error sustancial en cuanto al efecto de su acto. Pero en su texto de renuncia, dice que ha renunciado al ministerio para desocupar la sede de San Pedro [ut sedes Sancti Petri vacet]. Pero ese es un error sustancial, ya que el ministerio es solo un accidente propio del Obispado de Roma, porque ser el Obispo de Roma es el primer acto de su existencia. [esse primum], Ejercer los ministerios del Obispado de Roma es el segundo acto de su ser. [esse secundum]. Por lo tanto, dado que el segundo acto de ser es en potencia al primer acto, y la potencia se divide de acto en accidente a sustancia, renunciar a uno o todos los ministerios de un oficio es un acto relacionado con los accidentes, no la sustancia del oficio. Por lo tanto, uno podría igualmente renunciar a cualquiera o todos sus ministerios y retener el oficio. Por lo tanto, al renunciar a uno o al ministerio, no renuncia al cargo. De hecho, en declaraciones públicas, explícitamente afirma haber renunciado al ministerio. Por lo tanto, su insuficiencia de la intención expresada no salva el acto de un error sustancial. Por lo tanto, en tal renuncia etc..
  14. El Papa no es más poderoso que Dios Hijo. Pero Dios Hijo, al convertirse en el Santísimo Sacramento del Altar, en el momento de la Consagración, renuncia a todos los accidentes y acciones de Su Sagrada Humanidad, sin embargo, sigue siendo Dios y Hombre. Por lo tanto, incluso si un Papa renunciara a todas sus acciones y ministerios como Papa, él sigue siendo el Papa. Pero el Papa Benedicto XVI, en su declaración del 11 de febrero de 2013, solo renuncia al ministerio de su oficio, no al oficio. Por lo tanto, sigue siendo el Papa.
  15. Si usted se levanta de su silla, pero no le concede la silla a otro, la silla queda vacante pero sigue siendo su propiedad. Ahora el oficio del Sucesor de San Pedro es para el Sucesor de San Pedro, mientras que el trono es para el que está entronizado. Entonces, si un Papa renuncia al ministerio de su oficio, pero no al oficio, aunque tenga la intención de renunciar al Trono de San Pedro, no cede su derecho y la posesión del oficio. Entonces, cuando el Papa Benedicto escribe declaro me ministerio … renuntiare ita ut Sedes Petri vacet deja claro que, si bien renuncia a servir como Papa, no renuncia al Papado.
  16. Si algún presidente, primer ministro o padre de familia renuncia a cumplir con los deberes de su cargo, no obstante, no ha dejado de ser presidente, primer ministro o padre. Del mismo modo, con el Papa, si solo renuncia textualmente al ministerio de su cargo, no ha perdido su cargo.
  17. Dios, que es Ser como instituidor de la Oficina de Pedro, no puede considerar como dimitido de la oficina del Sucesor de San Pedro, cualquier Romano Pontífice, elegido válidamente, que solo renuncia a los accidentes o los segundos actos del ser de esa oficina. Pero el Papa Benedicto XVI renunció solo al ministerium, o ejercicio del oficio, el cual había recibido, más no el munus, que es el oficio mismo [cf. canones 332 §2 and 749 §1]. Por lo tanto, ya que el ejercicio del cargo es el segundo acto del ser del cargo, Dios no puede reconocer tal renuncia como válida. Y si Dios no la reconoce como válida, tampoco lo puede hacer la Iglesia. Por lo tanto, en tal renuncia, etc..
  18. La esencia de ‘ser el Papa’ es la dignidad de la oficina que ocupa. La esencia de un ministerio es el servicio prestado. Por lo tanto, así como la renuncia a un servicio no causa la pérdida de dignidad, de igual manera la renuncia al Ministerio Petrino no causa la pérdida del cargo papal. Por lo tanto, en tal renuncia, etc.
  19. En derecho canónico, ministerium no es el lugar de derecho (ius) que es encontrado solo en los sacramentos (sacramenta) y oficios (munera).  Por lo tanto, aquel que renuncia ministerium, no renuncia a ningún derecho. Pero el Papa Benedicto XVI en su renuncia, Non solum propter, renuncia el ministerium que recibió de las manos de los cardenales.  Por lo tanto, el no renuncia a ningún derecho.  Si se objetara que el renunció al ministerio para desocupar la sede de San Pedro (ita ut Sedes S Petri vacet), Se debe responder que, dado que vacare, en latín tiene dos sentidos: el de conceder el derecho y el de simplemente irse, como en vacaciones, la afirmación de renuncia al ministerium como para vacet a la Sede romana no implica la necesidad de significar una renuncia a ningún derecho. Por lo tanto, en tal renuncia etc..
  20. Como argumenta el sabio canonista, Juan Juárez Falcó: el Canon 332, que es el único canon con respecto a las renuncias papales, habla de la renuncia del munus, no del ministerium. Pero Benedicto XVI habla solo de renunciar al ministerio, no al munus. Ergo mediante el canon 188, la renuncia es inválida para efectuar una renuncia de munus. Pero según el canon 145, el munus es la oficina. Por lo tanto, en tal renuncia, etc..

Para los argumentos, al contrario, y sus refutaciones, ver parte II

En suma:

Como el eminente abogado canónico, el p. Juan Ignacio Arrieta, dice al comentar sobre el Canon 126: Cuando la ignorancia o el error se refieren al objeto esencial del acto, … el acto debe considerarse como nunca habiendo sido presentado, inválido. (Codice di Diritto Canonico, e Leggi Complementari: Commentato, Coletti a San Pietro, 2004, comentario sobre el canon 126).

Por lo tanto, parece que si un Papa tuviera la intención de retirarse del ministerio activo, pero conservara la Oficina Papal en toda su plenitud, podría leer en voz alta la declaración hecha por el Papa Benedicto XVI, Non solum propter, ya que el vis verborum de ese texto es que renunció al ministerio del oficio de Obispo de Roma, pero no al oficio. Aquí se encuentra el error sustancial y, por lo tanto, ese acto de Benedicto XVI el 11 de febrero de 2013 debe considerarse inválido, según el canon 188, si se afirma que es un acto de renuncia del cargo de obispo de Roma. Sin embargo, si uno afirmara que es solo el acto de renunciar al ministerio activo, no al cargo, entonces sí, debería decirse que es un acto válido, que no contiene ningún error sustancial.

En conclusión, razón filosófica

Si bien puede haber muchos tipos de errores sustanciales en un acto de renuncia, NO hay NINGUNA MÁS SUSTANCIAL que la que implica confundir los accidentes de la oficina con la resignación como términos suficientes para indicar la sustancia de la oficina en sí. Ahora, según el canon 188, donde un error sustancial está presente en tal acto, el acto es inválido en su efecto “por la ley misma”. Por lo tanto, el texto de Non solum propter, de Benedicto XVI, no efectúa válidamente su renuncia al cargo de obispado de Roma. 

En conclusión, razón canónica

Esto es corroborado por hechos legales indiscutibles, a saber, que el único Canon en el Código de Derecho Canónico, Canon 32 §2, que habla expresamente de una renuncia papal, requiere que el hombre que es Papa renuncie al munus y de hacerlo de manera rite (es decir, adecuadamente de acuerdo con las normas de la ley). Pero el texto de la renuncia de Benedicto habla solo de una renuncia al ministerio. Por lo tanto, dado que se trata de un acto totalmente fuera del significado del Canon 332 §2, el acto no es válido para efectuar una renuncia papal. Así también es inválido efectuar un acto de renuncia que contiene error sustancial, según el Canon 188, y el Canon 126.

De hecho, la separabilidad inherente de ministerium de munus en la historia eclesiástica y la tradición canónica es la razón fundamental por la cual ninguna renuncia a ministerium puede equipararse en la ley como una manifestación debida de la renuncia de un oficio. Por esa razón, la renuncia del Papa Benedicto XVI hecha mediante el acto, Non solum propter, del 11 de febrero de 2013 a. C., no tiene un efecto canónico válido con respecto a la oficina del Papado. Sigue siendo el Papa, por tanto, con todos los derechos y privilegios.

Por lo cual, como ciudadano católico bautizado, ciudadano italiano y residente legal de la ciudad de Roma, pido al Gobierno italiano que invoque su derecho, como parte del Pacto de Letrán y sus acuerdos posteriores, a convocar a todo el clero de la Diócesis de Roma, para juzgar en el tribunal, tal como lo hicieron en AD 1046 en Sutri, al mando del rey Enrique III de Alemania, la validez de la reclamación al cargo de los Papas Benedicto y Francisco, a saber, si el acto de renuncia de Benedicto XVI fue válido en cuanto a una renuncia al oficio, y si no, a declarar el Cónclave de 2013 canónicamente inválido ex radicibus.